Crónica de una ruptura anunciada

Finalmente el concejal Miguel Bravo terminó rompiendo con el bloque del Frepam, agregando un nuevo ingrediente al malestar que caracterizó a su relación con algunos integrantes de su ahora ex bloque, que se exteriorizara en parte cuando quiso pelearle la presidente a Jorge “Pampa” Domínguez, continuara con su manifestación de querer postularse para intendente y ahora con la ruptura.
Ya hay dentro del oficialismo municipal quienes temen que el próximo paso pudiera darse en una votación en contra de sus ex compañeros de lista, y por lo tanto de la gestión de su otrora amigo Leandro Altolaguirre.
Uno de los temas que habría contribuido a la decisión del edil habría estado vinculada a la reapertura de la confitería La Recova. Bravo había optado por una salida más conveniente a la familia Corredera, mientras que el intendente y sus funcionarios tomaron partido por la familia Ortiz. Las dos familias mencionadas se disputan la propiedad y los derechos de la tradicional esquina santarroseña.
Hasta el momento no hubo ninguna declaración oficial de Bravo dando a conocer los motivos de su defección, pero sí que el unibloque que conformará tendrá por nombre Bloque Radical en Cambiemos.