Decreto sin oposición política en La Pampa

El decreto del gobernador Carlos Verna, que logró una rebaja del 33% del pago de impuesto a las ganancias de los sueldos estatales, obtuvo un eco aprobatorio mayoritario.

En algunos casos, como la CGT local y los gremios estatales UPCN y SITRASAP, el apoyo fue explícito a la iniciativa gubernamental.

Otros, como la Asociación de Trabajadores del Estado, también consideraron correcta la interpretación de los letrados del Poder Ejecutivo Provincial, aunque con alguna observación, que les permita no perder su menta de “rebeldes”. En el caso de Ricardo Araujo y su fuerza política, la Corriente Clasista y Combativa, se le complica aún más oponerse a lo resuelto por Verna, puesto que el gremialista y su referente nacional, Juan Carlos Alderete, no dudaron en visitar y apoyar a la Carpa Verde de la oligarquía agropecuaria local, cuando en el 2008 se debatía la Resolución 125, del entonces ministro kirchnerista Martín Losteau, que establecía un sistema móvil para las retenciones impositivas a la soja, el trigo y el maíz.

En cuanto a los legisladores provinciales, ninguno se atrevió a oponerse a la medida. Algunos decididamente salieron a bancarla, como la totalidad del bloque PJ. Otros, como Abel Sabarots, optaron por una tibia posición de patear para adelante su definición. Sin embargo, dentro del mismo bloque de Sabarots, Carlos Bruno se mostró de acuerdo. El mofepista Héctor Fazzini tampoco manifestó estar contrario al beneficio para los trabajadores, aunque sí dijo que excluiría a los funcionarios.

En definitva, el único que se opuso terminantemente a la medida y (para variar) dijoque no la haría extensiva a sus trabajadores fue el intendente santarroseño Leandro Altolaguirre. Por estas horas ya no es un secreto que junto a su hermano Hipólito, presidente de la UCR local, y al diputado nacional Francisco Torroba, habrían actuado en conjunto con el gobierno nacional de Mauricio Macri para boicotear la medida.