Altolaguirre abrió “El Molino” al margen de la Ley

El intendente Leandro Altolaguirre (Cambiemos) abrió el espacio “El Molino” incumpliendo con la Ley de Patrimonio Provincial, y sabiendo que lo hacía. Prueba de esto es la existencia de un informe de la Dirección de Patrimonio Provincial presentado ante una funcionaria cercana al intendente, 25 días antes de la apertura.
La clausura del salón “El Molino” sigue dando que hablar. Ahora se conoció que el espacio fue inaugurado el pasado 22 de abril, coincidentemente con el aniversario 127 de Santa Rosa, a pesar de un informe negativo de la Dirección de Patrimonio Provincial, fechada en el 28 de marzo.
El ansia de inaugurar algo en su desvencijada gestión llevó al intendente Leandro Altolaguirre a abrir las puertas, ofrecer espectáculos, talleres, y pretender que el personal municipal se desempeñe en un lugar que a todas luces es un riesgo y no cumple con las medidas de seguridad e higiene requeridas por ley.
Pero no solo eso, según un informe elevado por el área de Patrimonio Provincial no solo se eludió respetar medidas básicas de seguridad, sino que también se hizo lo mismo con la cuestión arquitectónica. Contrariamente a lo anunciado por Altolaguirre, respecto de “poner en valor” el lugar, se hizo todo lo contrario con las refacciones hechas.
En el año 2014 se inició un expediente para inscribir al ex Molino Werner en el Registro Provincial de Patrimonio Cultural. Dentro de ese expediente, identificado como 3230/14, hay un informe de visita técnica, fechado el 28 de marzo pasado, que resulta lapidario respecto de las refacciones hechas por el municipio.
Primero le observan que la distribución de las tabiquerías “no corresponden al plano presentado y autorizado por la comisión provincial de patrimonio cultural”.
Luego le señalan que “en facha e interior se ha pintado mampostería y elementos estructurales de hormigón con pintura blanca, no habiéndose respetado terminaciones ni colores originales según lo afirmado por la Municipalidad en foja n° 496 a 500 del expediente 3230 cuerpo n°1”.
En la misma nota directamente se cuestiona la colocación de “dos aberturas de aluminio y una puerta placa con marco de chapa en el piso superior. Dichos elementos no son compatibles con los elementos constructivos y estéticos del bien”.
Coincidentemente con lo observado por los trabajadores municipales, la Dirección de Patrimonio Provincial observa que “en las aulas y sala de torno no existe luz natural ni ventilación” y que “la escalera de acceso a la losa superior no posee medidas reglamentarias para su uso”.
El informe es lapidario en sus últimos párrafos, diciendo que “se considera necesario mencionar que las tareas relevadas anteriormente se encuentran incumpliendo la ley de patrimonio que afecta el bien y no respetan la adecuada utilización del mismo y su apropiación por parte de la comunidad”.
El informe menciona al inicio que estaba presente al momento de su realización la directora de Educación municipal, Laura Gómez “y su equipo”.