El massismo se puso el mameluco por la candidatura de Ziliotto

“Tenemos el mameluco puesto y estamos trabajando para que Sergio Ziliotto sea el próximo gobernador de La Pampa”, dijo el vicepresidente del Frente Renovador ‘Fito’ Managó, mientras que el presidente de la fuerza, Héctor Rolando aseguró que “están intactas las convicciones que nos llevaron a integrarnos al FreJuPa, porque sabemos que es la herramienta para blindar la provincia de las políticas nefastas de Cambiemos que encarna Macri a nivel nacional e intentan reproducir sus delegados en La Pampa”.

Tras los actos de presentación de la plataforma electoral del Frente Justicialista Pampeano en Santa Rosa y General Pico, las autoridades partidarias provinciales del Frente Renovador, coincidieron en señalar que en las elecciones del próximo 19 de mayo “confrontan el modelo macrista que es ajuste, despidos, inflación y aumentos, y el modelo del Justicialismo, que es el de asumir el rol irrenunciable de defender a los más desprotegidos”.
‘Fito’ Managó aseguró que se debe poner tope “a la costumbre del Cambiemos y el presidente Macri de favorecer y aumentar la riqueza de sus 20 o 30 amigos millonarios a costa del resto de los argentinos” y reiteró que “el Frente Justicialista Pampeano es la herramienta electoral adecuada e indispensable para frenar ese modelo y evitar que en el futuro pueda replicarse en La Pampa”.
El Frente Renovador conformó el pasado 7 de diciembre, junto a otras cinco fuerzas políticas, el Frente Justicialista Pampeano y en el marco de la integración se resolvió que Lilia Caimari, fuera la representante de esa línea en la lista de diputados provinciales.
“Nosotros tenemos raíz justicialista” aseguró Managó y sostuvo que “estamos todos con el mameluco puesto trabajando para que Sergio Ziliotto sea el próximo gobernador de La Pampa y no nos cabe ninguna duda que así será”.
En este sentido insistió en la necesidad de “parar el modelo de exclusión y pobreza que representan Cambiemos, Macri y sus representantes en La Pampa” y no dudó en sostener que “la unidad de quienes pensamos que debe primar la justicia social es fundamental para que el próximo 10 de diciembre Macri deje el gobierno nacional en manos de un dirigente Justicialista”.
Finalmente se esperanzó en que la unión que se consolidó en La Pampa “pueda lograrse a nivel nacional” y abogó por “un acto de grandeza de los dirigentes nacionales, en el que se dejen de lado los personalismos y se avance, más allá de las individualidades, en un proyecto nacional que se ponga a trabajar para revertir el desastre que provocó Macri en la Argentina”.