Sin rencores

Las escaramuzas militantes de las tropas de la UCR y La Cámpora no alcanzaron para quitar la buena onda del mediodía sabatino.
Los parroquianos de la mesa de una confitería La Recova vieron en vivo y en directo como coincidieron en ese lugar los precandidatos Daniel Kroneberger, a gobernador por Cambiemos, y Luciano Di Nápoli, a intendente por el Justicialismo santarroseño, y ante la sorpresa que se llevaron en primer lugar, luego estrecharon sus diestras, saludaron a los de la mesa y luego cada uno siguió su camino.

Más temprano, durante la madrugada, los militantes de uno y otro espacio tuvieron un cruce, llegando los radicales a exhibir un cuchillo. Afortunadamente no pasaron a mayores y el mediodía fue una fiesta de militantes.