Guay-Fay (visto y oído en las redes)

Que las redes sociales se han transformado en un lugar usado cada vez con más frecuencia para informar y denunciar en tiempo real ya no hay quien los dude.
Un ejemplo de esto se produjo durante la madrugada del sábado, cuando el periodista Lautaro Bentivegna presenció, y subió a su cuenta de Facebook, un incidente de campaña electoral, protagonizado por militantes radicales y peronistas de La Cámpora. En el registro fotográfico, también se puede ver al subdirector de Espacios Verdes municipal, Marcelo Fonzo.
Más allá de las discusiones sobre quién debía ocupar el espacio en una tradicional esquina de la Plaza San Martín, lo grave fue que uno de los militantes radicales habría exhibido un cuchillo y el funcionario de Leandro Altolaguirre habría intentado ocultarlo.
Relato del incidente, escrito por Bentivegna:
“Cuchillero en campaña.
Anoche, cuando regresábamos de cenar, vimos una discusión por un espacio disputado en tiempos de campaña: el vértice de la plaza San Martín que forman las calles Avellaneda y 9 de Julio.
Anticipándose a la mañana del sábado, los partidarios de Luciano Di Nápoli instalaron un gacebo dispuestos a pasar la noche allí. El problema vino cuando una camioneta Ford Ranger de color gris (que llevaba enganchada una casilla) pretendió instalarse en el mismo lugar a metros del gacebo: los militantes de Daniel Kroneberger, encabezados por el director de Espacios Verdes de la comuna, comenzaron a atar pasacalles cómo si los apuraran. Previo cruce de palabras, uno de los radicales se levantó la campera y amenazó a una militante peronista con un cuchillo cuyo cabo fue alguna vez cornamenta de ciervo. Tuvo mala suerte: la vaina se le cayó al suelo y lo dejó en evidencia ante los policías que se arrimaron hasta el lugar alarmados por el griterío. En cuestion de segundos, el funcionario municipal se encargó de sacar de escena al correligionario violento que había amenazado a la chica e intentó explicarle a los policías cómo es que la casilla y la camioneta (¿suyas?) estaban estacionadas sobre la plaza San Martín. Mientras tanto una veintena de personas seguía todo desde La Recova.”