LASA: del “low cost” al “short flight”

La posibilidad de que los pampeanos pudieran viajar vía aérea a precios accesibles parece no levantar vuelo. La única empresa de las denominadas low cost que demostró intenciones de concretar viajes, teniendo a La Pampa como una de sus escalas, hace 10 días que guardó sus naves, a la espera de que aparezcan “socios estratégicos” que le ayuden a sobrellevar el desafío económico.

El 29 de agosto pasado, el aeropuerto de Santa Rosa fue escenario de un espectáculo no muy común: funcionarios del municipio capitalino y delegados de organismos nacionales, junto a algunos empresarios locales, se apretujaban para ver quién subía primero al vuelo inaugural de la empresa LASA, rumbo a Mar del Plata. Para algunos fue tan emotiva la experiencia, que hasta el diputado macrista Maximiliano Aliaga soltó un par de lágrimas ante los medios por la emoción.

El vuelo de LASA venía con bastante retraso. En enero de este año, un directivo de la firma había anunciado que para la Semana Santa pasada los pampeanos ya iban a poder ir a la costa atlántica en avión. Obvio que eso no se produjo.

Después del “vuelo de los funcionarios” de agosto, la siguiente noticia que se tuvo de la empresa aérea fue el enojo del propietario de la firma cuando el 1 de noviembre se quejó de las autoridades aeroportuarias que no le garantizaban ni bomberos para casos de emergencia. Ese día fue el Gobierno Provincial el que le garantizó ese servicio, a pesar de que fue Aliaga el que se sentó al lado del propietario de LASA, Juan Silenzi.

El calvo legislador macrista no se cansó de poner en sus redes sociales avisos de LASA prometiendo “La Pampa más conectada” y un vistoso “Estamos volando, déjate llevar”.

El vuelo fue demasiado corto. El 29 de noviembre pasado, a las tres y cuarto de la tarde, en la cuenta de Facebook de LASA se publicó una carta de Silenzi, dirigida a “los señores pasajeros” informando que “nuestra compañía está en pleno proceso de reconfiguración, en búsqueda de socios estratégicos, es por ello que hasta que no se complete dicho proceso ,suspendemos nuestras operaciones por una semana más , es decir , hasta el día sábado 8 de diciembre inclusive”. Esa fue la última noticia que se tuvo de la aerolínea.

En esa carta se promete la devolución del costo de los pasajes comprados, y explicando que “la situación económica actual del país, con una devaluación fuera de cualquier parámetro normal , la dolarizacion del combustible y la perforación de la banda mínima de tarifas , hacen un combo explosivo que lleva a nuestra Compañía a reconfigurarnos para continuar con las operaciones”.

“Lamentablemente en este momento del país, se castiga a quienes trabajamos , invertimos en él y dimos todo, y se premia a quienes apuestan a la bicicleta financiera.Esperamos el apoyo del Gobierno Provincial y Nacional, que han levantado las banderas de las conectividades regionales y que hasta hoy no han dado señales”, concluye el lamento del CEO.

No voy en avión, voy en tren

Al revés de la letra de Charly García, asegurando que “novoy en tren, voy en avión”, el diputado Maximiliano Aliaga compartió en laúltimas horas un posteo de Guillermo Dietrich, el funcionario nacional de Transporte, con la promoción del servicio de trenes de Buenos Aires a Mar del Plata, y la recomendación:“A cuidar los trenes! Un enorme esfuerzo para recuperar lo destruido”.

¿Estará enviando un mensaje el diputado para los pampeanos que quieran ir este verano a la costa del Océano Atlántico, que aparentemente no podrán hacerlo en LASA?. fff