Santa Rosa: ¿parodia o gobierno en serio?

Vecinos de los barrios El Faro y Las Camelias manifestaron esta tarde en la esquina de Felice y Juana Azurduy. Reclaman por una mega pérdida de agua potable, que desde hace casi quince días tiene a mal traer a los habitantes de esa zona.
Mientras Leandro Altolaguirre lanza su candidatura a la reelección en su cargo, los reclamos de los vecinos por cuestiones que tiene sin resolver desde que asumió siguen siendo una cuestión cotidiana.
La semana que termina puso nuevamente en el tapete la queja constante de los vecinos de los barrios afectados por las inundaciones de hace un año. Según dicen, la comuna no hizo ninguna obra que mitigue realmente la posibilidad de un nuevo anegamiento. Desde el municipio salieron a decir lo contrario y a acusar la existencia de “intereses políticos” detrás de las manifestaciones. Lamentablemente, habrá que esperar una nueva lluvia como la de marzo-abril de 2017 para saber la verdad.
Ahora fue el turno de los barrios adyacentes a la Laguna Don Tomás, también afectados por las inundaciones. Coincidentemente con los del norte de la ciudad, también acusan al gobierno de Altolaguirre de no haber realizado las obras prometidas para evitar una nueva inundación.
Zona Norte y Oeste Quintas viven un clavario por las roturas constantes de las redes cloacales y de agua potable. En algunos casos llevan años sin poder estacionar un vehículo frente a sus casas.
Los habitantes del Butaló y Barrio Jardín, dicen exactamente lo mismo, respecto a su problema de cloacas. En este caso está próximo a cumplirse un año de que el gobernador Carlos Verna le dijera a Altolaguirre que el Gobierno Provincial financiaría la obra de r5econstrucción cloacal, pero hasta ahora en veremos, por falta de respuesta del municipio.

A esta altura podemos inferir que verdaderamente la comuna no da pie con bola, o que estamos frente a una gran conspiración político-vecinal, de santarroseños de distintos sectores de la capital pampeana, que se la pasan maquinando contubernios para desestabilizar a Altolaguirre.
La “herencia recibida” es un argumento que el manual de mañas políticas no escrito aconseja usar por un gobernante a lo sumo hasta los primeros seis meses de gestión. De ahí en más deben hacerse cargo tanto de sus aciertos, como de sus errores y ausencias.

Hoy los vecinos parodiaron en la protesta un balneario en la pérdida de agua potable, por estos tiempos ya se hace necesario que en vez de parodias, el gobierno municipal muestre su costado ejecutivo y de solucionador de los problemas de la gente.