El Plan Estratégico y Santa Rosa separatista

El diseño del Plan Estratégico Para el Desarrollo de Santa Rosa ya comienza a mostrar los primeros vestigios sobre el verdadero objetivo de su razón de ser.

Cuando apenas se ha realizado un taller para el diagnóstico que fundamente la erogación que hará la comuna en este Plan ya se comienzan a ver hacia donde estarán direccionadas las conclusiones del “trabajo”.

En primer lugar habría que destacar que el intendente Leandro Algolaguirre ha dado la coordinación del proyecto a Santiago Ferro Moreno, un docente universitario de nula experiencia en gestión urbana, social o similar. Varios recuerdan que como ejemplo de comprensión de las necesidades de los santarroseños aseguró, sin ponerse colorado, que “soy vecino, yo también tengo problemas urgentes, vivo en calle de tierra y cuando llueve es intransitable”.

Ante la crítica que se le realizara a los organizadores del Plan que diseñaría las ciudad a 50 años vista por centralizar debates y análisis en la sede de la UNLPam, lejos de los barrios, parece decidieron cambiar y trasladar el debate hacia otro sector de la capital. Debe ser por eso que el segundo taller se hará en la Escuela 74…a seis cuadras de las aulas de la casa de altos estudios.

A juzgar por declaraciones realizadas en un medio de comunicación local, la Santa Rosa del año 2067 sería algo parecido a una república separatista dentro del territorio pampeano, puesto que el principal problema que están encontrando es la dificultad con el Gobierno Provincial y la Ley Orgánica de Municipalidades, que regula el funcionamiento de las comunas pampeanas. Ferro Moreno considera que esta Ley “quita autonomía a los municipios”, cuando lo que hace la legislación es justamente garantizar lo contrario.

Según sus propias palabras, “hemos cerrado y terminado el modelo de ciudad y los FODA”. Cabe aclarar que los mentados “FODA” es simplemente una hoja con dos columnas, donde se enumeran en una las fortalezas y en otra las debilidades del objeto analizado, una herramienta demasiado básica, utilizada mayormente en grupos de autoayuda.

Entre los objetivos planteados por el coordinador, se cayeron el lugares comunes tales como que “Santa Rosa deje de ser una ciudad de paso”, algo que se viene diagnosticando desde hace años, pero hasta el momento con nulos resultados.

Lo realmente curioso es que si bien critican la falta de políticas de estado municipales, que garanticen la continuidad de los esfuerzos de una gestión a otra, nada dicen de que mientras piensan en la ciudad a 50 años, en la actualidad son los propios vecinos los que deben acercar planes de obras, ante la ausencia de proyectos con que asumió la actual gestión. Tampoco que mientras aseguran que quieren una ciudad “participativa” el jefe comunal niega una y otra vez la representación de los vecinos que le reclaman soluciones a los problemas.

Solo como ejemplo a las falencias actuales vale decir que a casi dos años de gestión municipal, hace menos de una semana un funcionario comunal aseguró que la ciudad solo está preparada para recibir una lluvia de normal a fuerte, luego de lo cual colapsaría una vez más.