La renuncia del contador

Es sabido que el órgano partidario ha sufrido una serie de cuestionamientos en los últimos años, pero si hay algo que lo caracteriza es la voluntad de sus integrantes para mantener sus formalismos, y los asientos. Pero parece que no todos estaban interesados en este último punto.

Al parecer el hombre, que llegó a ocupar una silla en ese Consejo merced a acuerdos de cúpulas y no tanto por su militancia, había decidido no concurrir más a las reuniones del cuerpo. Más aún luego de que su hermano perdiera el lugar de privilegio que tuvo por 4 años en la capital pampeana.

Los integrantes de la mesa, al percatarse de sus reiteradas ausencias sin aviso decidieron intimarlo para que concurra o renuncie al cargo  con que lo honraron.

Y el contador público nacional tomó su decisión.

En la reunión de esta semana del Consejo Local de Unidades Básicas se recibió la renuncia de Pablo Larrañaga a su cargo de delegado de la UB Centro, que preside la marinista María Rosa Mercado.

La aceptación de la dimisión habría sido unánime.

De esta manera concluyó la presencia en el órgano partidario del señalado como el Richelieu de las gestiones municipales de Néstor Alcala  y luego de la que encabezó su hermano Luis.

Son varios los que le atribuyen haber abonado tempranamente los sueños de ambos ex intendentes para ocupar el principal despacho del Centro Cívico, ilusión que habría de hacer caer en desgracia política a ambos jefes comunales, que ni siquiera lograron sus respectivas reelecciones.