SEM: una denuncia y muchos interrogantes

La situación irregular dada a conocer por médicos y choferes del Servicio de Emergencias Médicas de Santa Rosa (SEM) fue denunciada ante la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) por el Sindicato de Trabajadores de la Salud (SITRASAP).

En la denuncia dicen que darle la responsabilidad de una ambulancia del servicio a enfermeros, reemplazando a médicos, está fuera de lo que marcan las leyes, atentando contra la salud de los pacientes y del patrimonio del mismo Estado provincial.

En la denuncia también aseguran que, al menos hasta que fue presentada, la situación seguía repitiéndose.

El texto elevado a la FIA solamente menciona como responsable al jefe del SEM, Adrián Rinaldi, que también se desempeña como Subsecretario de Salud Mental y Adicciones, como responsable de la situación.

Hasta aquí la denuncia, dada a conocer por el sitio Plan B Noticias.

En el medio, no dejaron  de causar extrañeza ciertos “detalles” que se dieron alrededor de este tema.

La denuncia fue presentada por el SITRASAP, de marcada cercanía a las autoridades sanitarias provinciales. Tan cercanos que los hijos del actual secretario general, Carlos Ortellado, y dela futura titular del gremio, Mirta Viola, revisten en la plantilla de empleados de Salud Pública, a partir del año en curso. Tan buena relación tiene el sindicato con la patronal, que hasta obtuvieron la Subsecretaría de Salud Mental y Adicciones, cuando se la otorgaran a la pareja de Viola, Roberto Travaini.

Entre pasillos se comenta que previo a la denuncia, dirigentes del SITRASAP mantuvieron reuniones con algunos empleados del SEM y la directora del Centro Sanitario, Patricia Brum. En los pasillos de la ex Asistencia sospechan que la denuncia tiene fin dilatorio, para dar aire y tiempo al Ministerio para encontrar una solución al tema.

No menos raro es que la denuncia trascendiera recién 10 días después de realizada, y en virtud de la inquietud periodística  del sitio de noticias, a diferencia de otras oportunidades en que se hacían ampulosas conferencias de prensa para dar a conocer situaciones de este tipo.

En la vereda de enfrente, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) optó por una salida más política y con resultados a la vista. Logró la conformación de una mesa de la que participan el propio gremio, los trabajadores del SEM y del Ministerio de Salud, para encontrar una salida a la situación y lograron un primer resultado por demás elocuente: al menos hasta la fecha, no hay enfermeros a cargo de las ambulancias.

Finalmente hay un dato no menor en este embrollo. La Fiscalía de Investigaciones Administrativas, en otros tiempos al salto de situaciones similares para tomar actuaciones, esta vez –como en otras, cada vez más frecuentes- optó por hacer mutis por el foro y no actuar de oficio, ante la gravedad de la situación.