El camino a la interpelación

Se viene la interpelación al ministro de Seguridad Juan Carlos Tierno, para pedirle cuentas de su responsabilidad (o no) por el crimen del cazador Santiago Garialdi, que cayó bajo las balas policiales.

El que dio los primeros indicios de que las  puertas del Bloque Justicialista de las Legislatura Pampeana para esta instancia se abrirían fue Roberto Robledo, hace tres días, en un reportaje otorgado a una radio santarroseña.

En ese momento el legislador admitió haber abordado el tema con el gobernador Carlos Verna, a quien dijo haber notado “preocupado” por el hecho de sangre.

Robledo había considerado que Juan Carlos Tierno es “responsable político ante la Cámara y ante la sociedad”, dando una pista más que certera de lo que se vendría.

“Yo creería que es lo que corresponde. Lo que corresponde es que Tierno explique la situación. A veces las palabras suenan fuerte. Interpelación es una palabra que suena fuerte, un pedido de explicación es más liviano… Por el bien de la ciudadanía, y del propio ministro, el ministro tiene que dar esa explicación. Lo va a definir la comisión”, señaló en ese momento.

Cumpliendo a rajatablas con una tradición impuesta por su jefe, la de transmitir noticias importantes de la política a través –exclusivamente- de medios de comunicación piquenses, la diputada Alicia Mayoral confirmó que el PJ votaría el pedido de interpelación. En realidad serían los diputados casi en su totalidad, porque no dio precisiones sobre lo que haría Sandra Fonseca, consorte del funcionario cuestionado y legisladora justicialista.

Mayoral fue clara al afirmar que  “cuando alguien está a cargo de una cartera tan importante y sensible, como es la de Seguridad,  sos responsable de lo que ocurre. Es cierto que el ministro Juan Carlos Tierno no puso el dedo en el gatillo, pero debemos saber qué es lo que pasó”.

La diputada recordó que Carlos Verna “nos ha dicho en innumerables oportunidades que cuando la Cámara solicite la presencia de un ministro, éste va a ir, porque los ministros están a disposición de la Legislatura para las actuaciones pertinentes”. Luego negó haber hablado con el mandatario del tema, pero para muchos no pasó desapercibido que ella es la principal espada vernista entre los legisladores, por cual difícilmente diga lo que dijo sin que Verna la hubiera autorizado, o no estuviera al tanto.

Un detalle no menor es que quien oficie de vocero del grupo de legisladores sea ella y no el presidente del bloque, Espartaco Marín. Al parecer, no habrían caído bien las declaraciones del legislador, a pocas horas del crimen, diciendo que “No lo ubicaría como un problema partidario. En todo caso es una decisión que ha tomado el gobernador, que ha creído que modificando la estructura de gobierno en un ministerio de Seguridad por un lado y de Justicia por otro, el que está en mejores condiciones de llevar esa política de prevención en seguridad es el actual ministro”.

En esa oportunidad recordó que “El gobernador elige su gabinete”, aunque acto seguido había manifestado que él es “legislador provincial y defiendo al gobernador y a todo su gobierno”.